martes, 18 de agosto de 2009

Pecepecera


Descálzate pero para arañarte de tierra la piel y las raíces.

Despierta, quítate las gafas para ver menos y llenarte los ojos de aire.

Las hojas están moviéndose.

Vienen las tormentas y las lunas y no vas a estar si no a tiempo para recibirlas.

Ahí, afuera.

Apágame y corre.

2 comentarios:

Eugenio dijo...

Aquí andamos mi querida amiga, en visita a tu blog, este pensamiento es muy bueno, me ha gustado mucho por no decir que me ha encantado.

Disculpa la tardanza, andaré por acá seguido

Un beso

Nata dijo...

graciaaasss!!!!Hasta la vista!